Alerta Geek

Cómo diferenciar un iPhone falso de uno original

En nuestra vida cotidiana nos pasa diferentes situaciones, seguramente a muchos de nosotros nos a pasado en algún momento cuando vamos camino a tomarnos un café, cuando vamos de compras algún centro comercial o en cualquier otro sitio, y de pronto una increíble oferta por un iPhone 6 o 7, quizás porque el dueño indica estar pasando por un apuro importante de dinero y necesita vender su teléfono cuanto antes. El otro escenario es cuando vas a sitios de dudosa reputación para comprarte tu ansiado iPhone y ves varios sobre la vitrina como si fueran caramelos y a precios muy por debajo del mercado.
Ante esta situación, lo primero que se nos pasa por la cabeza es que se trata de una falsificación, pero ¿Cómo podemos saber si realmente el iPhone que nos ofrecen es falso?. Generalmente existen dos tipos de teléfonos falsos los que contienen partes reales del fabricante y corren bajo el sistema operativo iOS y los que intentan simular al sistema operativo de Apple pero sin embargo se trata de un equipo Android disfrazado de iPhone con iOS.

Los primeros, es decir, aquellos que contienen partes reales de Apple y que ejecutan iOS son los más difíciles de identificar si se tratan de falsificaciones o no ya que se trata de teléfonos que han sido realmente ensamblados a partir de piezas de contrabando o desde equipos viejos que han sido retirados para su reciclaje.

Estos iPhone retirados son enviados normalmente a china, donde algunas empresas sin escrúpulos llegan a coger las placas base de estos teléfonos para reciclar y que son utilizadas en el interior de carcasas modernas que imitan al iPhone y lo hacen parecer totalmente reales.

Aunque a simple vista el teléfono pueda parecer totalmente original siempre podemos hacer algunos descartes como probar el teléfono y ver si la respuesta del software es lenta, ya que será un claro signo de que la placa base es de un modelo antiguo. Fijarnos en la parte posterior del iPhone donde se muestra el número de serie electrónico del teléfono (IMEI) justo debajo del logo de Apple, puesto que ese número tiene que coincidir con el que se muestra dentro del menú Ajustes > General > Acerca de, que en el caso de no coincidir podemos determinar que se trata de una falsificación.

El otro tipo de falsificaciones del iPhone son aquellas que construyen una imitación prácticamente perfecta de todo lo visible a nuestros ojos con hardware y software moderno que ofrecen gran fluidez en el manejo del teléfono pero que sin embargo se trata de un terminal Android disfrazado o camuflado dentro de la carcasa del iPhone.

Aunque los disfraces suelen ser realmente buenos, y pueden hacerse pasar perfectamente por dispositivos con sistema operativo iOS, en este caso es mucho más fácil detectar si se trata de una falsificación puesto que con realizar algunas pruebas podremos determinar si el equipo es verdadero o no.

La primera de ellas es muy sencilla y lo primero que debemos hacer es pulsar el botón de inicio y tratar de invocar al asistente Siri, si éste no responde o está defectuoso o es una falsificación. A continuación podemos revisar los iconos de la pantalla principal y buscar el icono de la App Store, si no aparece y en su lugar aparece el de Play Store claramente es una falsificación, pero en el caso de que si aparezca el icono de la App Store se deberá pulsar para comprobar si realmente nos redirige a la aplicación.

Si aún así seguimos teniendo dudas sobre su veracidad, lo siguiente que podemos hacer es comprobar el número de serie que aparece en la configuración del terminal justo por encima del IMEI mencionado anteriormente. Para ello, copiamos el número, abrimos un navegador y abrimos la página de Apple de chequeo de garantía y soporte y en el campo que se muestra pegamos el código copiado. Si no se trata de un iPhone real aparecerá una pantalla con un mensaje de error, mientras que si se trata de un iPhone que se ha hecho a partir de piezas de otros iPhone reciclados se deberá ver que el número de serie no coincide.

Otras comprobaciones que se pueden hacer ya implican tener a nuestro lado un verdadero iPhone y con ambos terminales al lado comprobar algunos detalles como la resolución de la pantalla que en el caso de la falsificación es probable que sea menor, algunos detalles de construcción que puedan estar equivocados como el tamaño de la ranura para introducir la SIM, una distinta disposición de los tornillos o que estos sean con cabezas distintas, etc.

Pero como siempre, la regla de oro para evitar una estafa de este tipo es tener claro que todo aquello que parece ser demasiado bueno para ser verdad, probablemente no lo sea y es que es raro encontrar iPhones reales a precios escandalosamente baratos salvo si se trata de un modelo muy antiguo.

No te olvides de compartir la información para que otras personas también estén informadas – Síguenos en Facebook como Peruconnection