Alerta Geek

Consejos que debes seguir antes de comprar un Smartphone

Tu Smartphone empieza a tener los síntomas comunes de que ya necesita un cambio, se pone lento, se cuelga, se demora más de lo normal en realizar procesos simples como abrir una aplicación, etc. Has pasado ya 1, 2 o 5 años con tu smartphone y estás pensando en cambiarlo por uno nuevo, pero no sabes por dónde empezar a buscar, ni qué cosas deberías tener en cuenta antes de comprar tu próximo compañero de viaje. ¿Te ha pasado alguna vez? Seguramente que sí, pero tranquilo, estamos aquí para ayudarte.

Comprar un smartphone nuevo no es tan sencillo como parece. Antes de lanzarse a la piscina y adquirir un teléfono, deberías tener en cuenta algunas cosas para no llevarte disgustos, y sobre todo, para no tener que volver a gastar dinero dentro de poco tiempo. Por ello, hoy queremos recordarte algunos puntos en los que debes fijarte siempre que quieras comprar un nuevo smartphone.

Debes tener en cuenta estos puntos antes de comprar un smartphone nuevo:

El precio

Evidentemente, todo el mundo tiene en cuenta el precio del móvil que quiere comprarse. El problema, es que mucha gente no compara el costo del nuevo equipo en diferentes comercios, lo cual les lleva a acabar pagando más de lo que deberían.

Por eso, es muy recomendable realizar un estudio exhaustivo de las principales tiendas y vendedores que dispongan de tu nuevo smartphone, y ver en cuál de ellos es más barato comprarlo, siempre y cuando, por supuesto, se trate de un comercio completamente fiable que ofrezca la garantía y el soporte correspondiente.

Los antecedentes de la marca

A nadie le gusta ver cómo la compañía fabricante de tu smartphone lo abandona en cuanto a soporte y actualizaciones se refiere. Pero el problema se acentúa aún más, cuando este es un problema que se repite con el paso de los años, y la firma no parece aprender de sus errores.

Así pues, lo mejor que puedes hacer es informarte sobre cómo ha tratado la marca a sus anteriores equipos, y comprobar, no solo si ha recibido actualizaciones de forma periódica, sino ver si los dispositivos de su catálogo reciben los parches de seguridad mensuales, pues no todas las firmas lo hacen.

El tamaño

Los smartphones de gama alta cada vez aprovechan mejor el espacio, e integran pantallas de mayor tamaño en cuerpos más compactos. Sin embargo, si te dispones a comprar un terminal de gama baja o media, o incluso un phablet de gama alta con un diseño algo más conservador, deberías tener muy en cuenta el tamaño del dispositivo.

Cada vez son más comunes los phablets, pero no todo el mundo está cómodo con un teléfono cuyo tamaño supera los 15 centímetros de alto. Por ello, una buena forma de ver si tu nuevo móvil te resultará demasiado grande es ir a una tienda física en la que tengan tu dispositivo de exposición, o bien descargar una maqueta de Internet e imprimirla a tamaño real. El resultado no será el mismo, pero al menos te harás una idea.

La memoria

Por suerte para todos, los tiempos de los 4 y 8 GB de almacenamiento han quedado atrás, y la mayoría de fabricantes ya incluyen memorias superiores a los 16 GB en sus nuevos smartphones. Aún así, siempre que te dispongas a comprar un nuevo smartphone, fíjate en la memoria disponible que queda para el usuario, pues una parte estará destinada exclusivamente a los archivos del sistema operativo.

Aunque comprar un teléfono con una memoria de almacenamiento más reducida, por lo general, es más barato, debes ver si este ahorro compensa, sobre todo si no tiene ranura para microSD. Al día de hoy, la capacidad mínima de memoria recomendable para un nuevo smartphone son 32 GB.

Esto mismo podría extrapolarse a la memoria RAM. Los 2 GB de RAM en Android ya ha dejado de ser una cantidad suficiente para disfrutar de una experiencia fluida. Quizá no sea estrictamente necesario dar el salto a los 6, e incluso 8 GB, pero, si no lo habías hecho ya, este es un buen momento para comprar un equipo con 3 o 4 GB de RAM.

La batería

Ay… la batería. Hasta que los fabricantes no se decidan a incluir baterías más grandes, o bien hasta que la tecnología de fabricación de estas fuentes de energía no avance lo suficiente, este será uno de los principales problemas a los que los usuarios de smartphones debemos acostumbrarnos.

Por mucho que intenten convencerte, una batería de 3.000 mAh, o menos, no es suficiente para ofrecer una buena autonomía en una pantalla de 5,5 o más pulgadas, sobre todo si esta es 2K, o de mayor resolución. Puede que el software esté perfectamente optimizado, que el procesador sea el más eficiente del mercado, o que cuente con sistemas de ahorro de energía agresivos; al final del día tendrás que cargar tu equipo sí o sí.

Aquí entra en juego la carga rápida. Personalmente, en pleno 2017 no nos pasa por la mente comprar un equipo que no cuente con algún tipo de sistema de carga rápida, sobre todo después de haber probado tecnologías como OnePlus Dash Charge o Qualcom Quick Charge.

El software

Quizá sea uno de los aspectos que la mayoría de usuarios menos valoran a la hora de comprar un nuevo smartphone, pero el software es un punto tan importante, o más que los anteriores. Una capa de personalización mal optimizada, con errores de diseño, o incluso diseños que llevan años sin actualizarse, pueden acabar por frustrar la experiencia de usuario al igual que lo haría una batería de poca capacidad.

Sí, es cierto que es posible rootear el smartphone y cambiar la ROM por otra más limpia. Aún así, la mayoría de las veces las ROMs de terceros carecen de los drivers o instrucciones necesarias para sacar el mayor partido a todos los componentes del terminal.

Su diseño y funcionalidades

Aunque algunas marcas intenten convencernos de lo contrario, retirar características esenciales como el jack de 2,5 milímetros de un Smartphone no tiene sentido. Puede que en un futuro algunos de estos detalles resulten irrelevantes, pero no hay justificación alguna. Pero esto no solo se limita al jack. En pleno 2017, aún hay marcas que no incluyen lectores de huellas o puertos USB Tipo C, cuando la mayoría de sus rivales hace años que comenzaron a integrar estas características.

Lo mismo sucede en el apartado del diseño. ¿Por qué comprar un teléfono con el diseño desfasado mientras otras marcas se esfuerzan por innovar? Cada vez, las compañías le dan una mayor importancia a la apariencia física de sus smartphones, y los usuarios deberíamos hacer exactamente lo mismo.

Conclusiones

Como ves, comprar un nuevo smartphones no es solo ir a la tienda y desembolsar el dinero. Antes de proceder a ello, es recomendable seguir unos cuantos pasos que nos aseguren una experiencia más que positiva con nuestro nuevo equipo, durante el mayor tiempo posible.

No te olvides de compartir la información para que otras personas también estén informadas – Síguenos en Facebook como Peruconnection

,