Alerta Geek

¿Vale la pena comprar un Smartphone de Gama Alta?

Automáticamente varios nombres se nos viene a la mente y es que cuando de buques insignia se trata, la mayoría de nosotros tenemos varios favoritos, ya sea por las grandes campañas de marketing o porque viene acompañado de un gran diseño y hardware,  varias marcas se reparten el pastel de la telefonía móvil y a veces es difícil para el usuario inexperto encontrar algo de luz en esta selva. ¿Es necesario elegir un equipo de gama alta, cuyos méritos son tan alabados? ¿O es sólo una inversión que va más allá de nuestras necesidades? Vamos a analizarlo.

Para que quede claro, no hay una respuesta “simple” a esta pregunta porque el asunto es subjetivo: la necesidad (o el deseo, según el caso) depende de las expectativas de cada uno. No hace falta decir que cada uno es libre de hacer lo que quiera con su dinero.

Normalmente, uno se compra un dispositivo de gama alta (a menudo denominado con el anglicismo “flagship”) cuando se quiere tener uno de los mejores smartphones del momento, en todos los aspectos. Esto no significa que los dispositivos de gama media sean malos, el Samsung Galaxy A5 (2017), por ejemplo, ha demostrado una excelente duración de la batería. En general, vale la pena comprar un flagship si reconoces al menos uno de los siguientes elementos.

Tienes que comprar un flagship si…

… quieres hacer fotos, videos y grabaciones de audio de muy buena calidad.

La flagships están dotados de una mejor configuración técnica (mejor apertura, mejores sensores, etc.) y de software que los de gama media, lo que permite obtener imágenes de calidad. Por poner un ejemplo, podemos mencionar las joyas de Google, los Pixel y Pixel XL, que hoy son un referente en la materia. Pocos otros buques insignia alcanzan su nivel.

Aunque a menudo se subestima, el sonido también es importante en los flagshig. Por descontado, la calidad del sonido de salida es generalmente muy buena en los dispositivos de gama alta, y, de todos modos, los altavoces del propio dispositivo para muchas personas tienen una importancia limitada ya que siempre se puede conectar un altavoz o auricular Bluetooth. Pero no olvidemos la importancia del micrófono en las grabaciones de audio y video, si la calidad de la grabación es mala, también lo será la  escucha. Además, la definición de pantalla y la calidad del sonido es en general más agradable en un flagship que en unos dispositivos de gama media.

… quieres un smartphone bonito

Aquí entramos en el terreno de la subjetividad. ¿Qué es un smartphone bonito? ¿Podemos decir que un smartphone con pinta de iPhone (es decir, cuyo fabricante demuestra poca creatividad) es bonito? Que cada uno se conteste solo, pero lo es verdad es que los flagships tienen un diseño y unos acabados más conseguidos que los dispositivos de gama media. La tendencia en estos últimos a tener un diseño más premium empuja a los de gama alta a demostrar más originalidad y creatividad, como hemos podido comprobar visto con el nuevo Samsung Galaxy S8.

… buscas un sistema funcional que te permita jugar a cualquier juego (VR incluida)

Independientemente del diseño, ¿lo que importa está en el interior? Llegamos a la misma conclusión ya que un flagship contiene los componentes esenciales para lanzar cualquier aplicación. A diferencia de los dispositivos de gama media, en el interior de un smartphone de gama alta encontraras el procesador más reciente (Snapdragon 835 en el Sony Xperia ZZ premium, Kirin 960 en el Huawei P10 o Exynos 8895 en el Samsung Galaxy S8+).

… quieres una versión del software reciente

Oh rabia, oh desesperación, oh interfaz enemiga… Llegamos a un tema delicado. Android está extremadamente fragmentado y a las versiones recientes les cuesta imponerse,  así que por lo general la forma más segura de conseguirlo es comprar un nuevo smartphone, que la traiga por defecto. Al comprar un flagship, se invierte una suma considerable de dinero que garantiza (al menos en teoría) tener actualizaciones hacia la nueva versión durante un buen periodo de tiempo. Bueno, en el caso de la mayoría de los fabricantes son necesarios varios meses para ver llegar las actualizaciones, pero siempre será mejor que con un dispositivo de gama baja o gama media, que generalmente no llegan a ver la nueva versión.

… quieres sencillamente lo que sea mejor

“No importa invertir en la compra de un equipo, siempre que se adquiera lo mejor que exista”. Si este es tu lema, o si lo que desea es por el gusto / un capricho, seguramente elegirás un equipo de gama alta.

No tienes que comprar un flagship si…

… no esperas gran cosa del  dispositivo

¿Le das a tu smartphone un uso básico? Esto es así si lo usas para llamar, chatear de vez en cuando por Messenger / WhatsApp, haces pocas o ninguna foto (o no te molesta la calidad baja) y no quieres el dispositivo para ver videos o películas. Si le das un uso tan limitado, está claro que en este caso un dispositivo de gama alta cubrirá tus expectativas, pero sería como comprarse un Ferrari para ir a comprar el pan a la vuelta de la esquina, y te bastará con un dispositivo de gama media, que colmará tus necesidades.

… Te da igual las actualizaciones de Android

Si le das un uso limitado a tu smartphone, es posible que las actualizaciones no te interesen. Muchas personas no le ven la necesidad a novedades como el modo multi-ventana, que ya está presente en Android desde Android Marshmallow (e incluso antes en algunas marcas) o no les sirve de nada, así que por qué tendría que interesarles una actualización? Por razones de seguridad, por supuesto, pero tal vez no sea una prioridad para estos usuarios.

… Prefieres dejar el streaming para la tablet, el PC o la TV

En teoría, se puede ver películas en cualquier dispositivo capaz de ejecutar un reproductor multimedia o una aplicación de streaming. Dicho esto, cuanto más avanzado sea el dispositivo, más agradable será la experiencia: con un flagship tendrás mucha más memoria interna para los datos, una mejor estabilidad (sería una pena tener una aplicación que se cuelga en medio de una película) y, obviamente, una pantalla de un tamaño suficiente (al menos 5 pulgadas como mínimo) y lo suficientemente moderno para proporcionar una calidad decente. Sí aún así preferís tener una pantalla más grande y un dispositivo especializado para ver video, comprar un flagship parece algo superfluo.

… Tienes un presupuesto ajustado

No nos engañemos a nosotros mismos, el principal inconveniente de los flagship es su precio, que a menudo parte de los 600 dólares para el más barato y sube a 1.000 dólares con algunas marcas. Por mucho que sea cierto que así adquirimos una maravilla de la tecnología y que cada uno de sus componentes / cada una de sus tecnologías tiene su costo, estos precios a veces nos hacen pensar y cuestionarnos si una inversión de ese calibre es realmente necesaria. ¿De verdad vamos a amortizarla? Si lo dudas, la respuesta es que probablemente no.

Por terminar con algo más positivo, hay que indicar que el precio de la mayoría de los flagship disminuye con el tiempo. Por ejemplo, podemos mencionar el Samsung Galaxy S7, que costaba 699 dólares cuando se lanzó en marzo de 2016 y hoy se puede comprar por menos de 350 dólares en portales de venta como Amazon. La desventaja, si es que lo es, (todo esto es subjetivo, recordémoslo) es que una vez que un flagship baja de precio, a menudo es porque ha sido superado en uno o varios o más aspectos.

No te olvides compartir la información para que otras personas también estén informadas – Síguenos en Facebook como Peruconnection