Alerta Geek

La tarjeta llamada a ser la SIM de tu futuro Smartphone… eSIM

Hace unos meses atrás escribimos un articulo sobre esta nueva tecnología, pero lo hicimos de una manera corta, como una introducción general para que se vayan preparando para los que se nos viene próximamente. Ahora las diferentes marcas están hablando cada vez más acerca de la eSIM, con la intención de suplantar nuestra tarjeta SIM (Chip) habitual, ya sea en micro o nano. Pero, ¿De qué se trata realmente, y qué cambiará en el futuro? En este artículo, explicaremos al detalle sobre la eSIM y el impacto que podría tener en el futuro.

Algunos elementos de nuestros smartphones son centrales en nuestra experiencia, pero no necesariamente conocen de mucha evolución y algunas veces incluso son completamente olvidados. Podríamos decir, por ejemplo, el mini jack, que ahora está siendo dejando de lado por la mayoría de los fabricantes de smartphones por el simple hecho de ser “viejo” a pesar de que todavía está haciendo su trabajo.

El próximo objetivo de esta política de reemplazo podrían ser nuestras tarjetas SIM, que, aunque han cambiado de tamaño en los últimos años, no han evolucionado realmente en términos tecnológicos. Hoy, eSIM está sonando más fuerte que nunca y algunos smartphones están empezando a recurrir a él. Pero, ¿De qué se trata realmente?

Iremos por partes como al decía Jack el destripador, de esta manera podremos entender todo lo que esta nueva tecnología nos tiene preparado.

¿Qué es una tarjeta SIM?

Para comprender completamente el principio de eSIM, uno debe primero entender qué es una tarjeta SIM común. SIM es un acrónimo de Subscriber Identity Module, o Subscriber Identification Module. Esta pequeña tarjeta que todos conocemos esconde un simple chip de memoria en el que está registrado un número único: el famoso ICCID.

El identificador de tarjeta de circuito integrado (ICCID) es un número de 20 caracteres que identifica de manera única su tarjeta internacionalmente. Puedes encontrarlo directamente anotado en el mapa que rodea su tarjeta SIM. Es a partir de este número que la red identifica el país, operador, la red a la que debe ir su tráfico, etc., etc.

Luego viene el número ISMI (Identidad de Abonado Móvil Internacional), que corresponde a tu número de teléfono, información de seguridad, disposición en los servicios de red (correo de voz, etc.) y dos códigos de seguridad: código PIN, el cual Restringe el acceso a la información de SIM, y el código PUK para recuperar el PIN en caso de errores repetidos.

Algunas SIM también contienen algo de memoria libre para guardar algunos contactos y algunos SMS importantes. Sin embargo, este uso tiende a desaparecer, mientras que incluso los usuarios más antiguos finalmente entienden el interés de registrarlos en la nube.

Con el tiempo y la evolución de los smartphones, la SIM ha experimentado varios formatos: SIM estándar, micro SIM, nano SIM … Sin embargo, estos desarrollos realmente tienen un impacto en el tamaño de estos: Pero su principio de funcionamiento permaneció igual todo el tiempo.

¿Qué es eSIM?

El eSIM (o SIM integrado) no es una tarjeta estrictamente hablando, sino un nuevo chip integrado en algunos dispositivos recientes. Mucho más pequeño y, por lo tanto, más fácil de integrar incluso en dispositivos muy pequeños como los relojes smart, incorpora la misma información que nuestras tarjetas de antaño.

Con la excepción de que ahora, ya no es una tarjeta que se puede quitar y volver a colocar en cualquier momento, sino un chip que nunca se moverá de tu equipo. Puedes verlo en parte como una versión “desmaterializada” de la tarjeta clásica, ya que su control ya no está realmente en tus manos, sino en la manos del sistema operativo y del operador.

Los beneficios de eSIM

¿Por qué despedirse de la tarjeta SIM de antaño, incluso sin su formato nano? Hay varias razones para esto. En primer lugar, es un cambio que hace la vida más fácil para los fabricantes: nos guste o no, la espacio destinado para recibir nuestras tarjetas SIM ocupa un lugar determinado en el diseño de nuestros smartphones, un lugar que a algunos les gustaría ver siendo utilizado para otras funciones.

El concepto de diseño monobloque y la máxima importancia dada a la certificación IP de nuestros dispositivos pueden ser argumentos a favor de la eSIM. Dado que está integrado directamente en la placa base de nuestros equipos, causa un ahorro significativo de espacio para los fabricantes que pueden mejorar la resistencia al agua y al polvo en sus diseños, así como también para más propósitos.

El argumento de su tamaño, como se mencionó anteriormente, también permite la integración de identificadores de red telefónica en dispositivos mucho más pequeños. Este es, por ejemplo, el caso del Samsung Gear S2, que fue el primero en integrar una tarjeta eSIM que le permite elegir su operador, o el Apple Watch 3. A medida que la red 5G se prepara y nuestros dispositivos se convierten cada vez más interconectados, la llegada de la eSIM parece más que obvio.

Esto también es un gran beneficio para los consumidores en varios puntos. El retraso entre la desactivación de una tarjeta SIM y la activación de otra SIM prácticamente no existe en este contexto, el eSIM de un smartphones puede cambiarse remotamente de forma automática y sin la menor preocupación del vendedor. operador o el sistema operativo.

Un cambio que no necesariamente agrada a las operadoras, acostumbrados a tener control sobre este campo particular de nuestros equipos. Con una eSIM, los revendedores no vinculados a un operador retoman un control mucho mayor sobre sus ventas, sin estar sujetos a las mismas cláusulas que antes.

Finalmente viene el argumento de la seguridad: si roban tu smartphone, será muy difícil para el ladrón venderlo. Un eSIM significa la posibilidad de desactivar tu información de suscriptor en 5 segundos para bloquear el registro de nuevos usuarios una vez que el bloqueo ha sido detectado.

Las desventajas de eSIM

¿Eres el tipo de persona que cambia de smartphone a smartphone en cuestión de segundos? Si eres este tipo de persona, simplemente será muy difícil quitar su SIM de un dispositivo e insertarla en otro, ya que no tiene control sobre esto. También es imposible tomar prestado el teléfono de un amigo para hacer una llamada urgente (en caso quieras realizarla con tu número).

Esto también es para que algunos pierdan algo de control. La eSIM implica invitar a una tercera autoridad entre tu y tu suscripción: la de su distribuidor o la de su sistema operativo. Después de todo, ellos generalmente estarán a cargo de activar, reemplazar o deshabilitar su tarjeta SIM, haciendo que este paso ya no te pertenezca a ti. Sin decir que es un problema, se convierte filosóficamente en un “servicio” más que en un bien, con todo lo que significa en términos de posesión y control.

Los smartphones como el Google Pixel 2 XL también se están moviendo para usar la eSIM, aunque por ahora es un paso pequeño.

Una cosa está clara. Si queremos disfrutar de este sistema habrá que cambiar muy posiblemente de celular a uno que sea compatible con el nuevo sistema. Pero por el momento no hay prisa y podremos ver cómo se va adaptando al mercado.

No te olvides compartir la información para que otras personas también estén informadas – Síguenos en Facebook como Peruconnection

, ,