Últimas Noticias

De rey a mendigo: ¡Esta es la historia de Nokia!

A principios de los 2000 Nokia producía los celulares más aclamados y con más ventas en el mercado. Dispositivos resistentes, con buen alcance y juegos, lo que hacía ver a la marca como una de las grandes empresas tecnológicas del futuro. Sin embargo, quedó relegada debido a decisiones equivocadas.

Antes de la era de los smartphones y del gran auge de Apple o Samsung, era Nokia una de las marcas más populares junto a Sony. Entre los modelos más destacados del fabricante de teléfonos está el 3310, con un peso de tan solo 146 gramos y accesibles precios para aquella época.

Nacimiento de Nokia

Aunque es una marca de celulares, el nacimiento real de Nokia se remonta a más de 150 años, en 1865 en lo que hoy se conoce como Finlandia. Un ingeniero llamado Fredrik Idestam fundó una empresa papelera, que más adelante entraría a las industrias de caucho y cableado. Muchos años después al abrir una sucursal cerca del río Nokianvirta, no sabía el gran crecimiento e impacto mundial que se le venía.

En los años 60’s, Nokia hizo sus primeras incursiones en la industria de las telecomunicaciones, su división de cableado puso sus fichas en el mercado de radiotransmisores.

Al transcurrir dos décadas apareció un aparato que en aquel momento parecía mágico: el Mobira Senator, un teléfono que pasaba 10 kg. y se llevaba en el auto, lo que era considerado un lujo. A este equipo le siguió el modelo Mobira CityMan, un teléfono que pesaba 800 grs.

Época dorada de Nokia

En la década de los 90s, Nokia fue una pieza clave para establecer el estándar utilizado a nivel mundial para comunicaciones móviles GSM. Convirtiéndose en una empresa centrada exclusivamente en las telecomunicaciones, decisión que el tiempo demostró que fue más que acertada: Nokia se convirtió en el mayor fabricante mundial de teléfonos y se mantuvo en el trono durante 14 años.

También te puede interesar:  Estas son las novedades y mejoras que trae Windows 11 build 22000.71

Durante los 90s lanzó al mercado el modelo 2110 junto al ringtone que se convirtió en un ícono: se estima que en un momento gracias a la tremenda cantidad de celulares Nokia en circulación, llegó a reproducirse 20.000 veces por segundo.

Llegado el año 2000 la marca creó el Nokia 3310, el que se considera el celular más resistente de todos los tiempos y con una dureza similar a un arma, lo que muchos llevaron al extremo al probar si fuese capaz de resistir una caída de 460 metros de altura.

¿Qué destruyó a Nokia?

El año 2007, Steve Jobs sacó de su bolsillo una de las peores pesadillas de Nokia: el iPhone. De ahí en adelante, la compañía empezó a sufrir pérdidas anuales, por lo que pasó a ser el líder absoluto del mercado a ocupar un 3% desde fines del 2012 en adelante.

La casi completa desaparición de Nokia en el mercado de los teléfonos móviles ocurrió con la llegada de Android e iOS. Primero la marca trató se sobreponerse con su propio sistema operativo y en el 2013 formó una alianza con Microsoft con la que sentenciaba a sus celulares a usar Windows Phone, un sistema operativo que no convenció al mercado.

Cuando más delante Microsoft decidió comprar Nokia, el fabricante y su genialidad original temporalmente fuera de la industria se acabó por completo, pues Microsoft decidió no seguir con la marca Nokia.

Problemas organizacionales

Según un estudio realizado por la universidad de Cornell, donde se realizó una entrevista a 76 ejecutivos de diversos niveles e ingenieros de Nokia, la lentitud con la que respondió a los cambios en el entorno estaba influida por una creciente cantidad de problemas organizacionales.

También te puede interesar:  Nokia 2: Ya se encuentra disponible Android 8.1 Oreo

Acorde al estudio, la gente al interior de Nokia atravesaba varios problemas:

  • Los altos ejecutivos no eran expertos en tecnología, por lo que no podían entender claramente las oportunidades o falencias de los demos creados por el equipo técnico.
  • Había mala comunicación entre los altos ejecutivos y los mandos medios, los últimos temían crear una mala impresión a sus superiores y ocultaban los problemas.
  • Los altos ejecutivos eran temperamentales y muchas veces humillaban a sus subalternos, lo que impedía una comunicación fluida entre las partes.
  • Había una presión excesiva por obtener resultados, lo que impedía adoptar estrategias de largo plazo.

Estos puntos deben ser tomados como una advertencia para cualquier empresa u organización, que junto con la presión y la constante innovación de la competencia podrían considerarse una batalla con todas las de perder.

La meteórica caída de Nokia se convirtió en un caso de estudio, que permite una vez más entender lo frágil que puede ser una empresa tecnológica cuando no logra seducir, los consumidores la dejarán caer al vacío.

 

¡Únete a nuestro grupo en Telegram!

Unirme a Telegram