Últimas Noticias

Tren Bioceánico: El proyecto que uniría a Brasil con el Megapuerto de Chancay

El Megapuerto de Chancay iniciará operaciones en este 2024, pero aún no hay planes definidos para su integración con las cadenas logísticas a nivel vial. El proyecto del tren bioceánico, que conectará Bolivia y Brasil, podría ser una solución.

El Megapuerto de Chancay está a punto de inaugurar sus operaciones comerciales en noviembre del 2024, presentando una oportunidad significativa para el comercio internacional. La conexión de este puerto con las cadenas logísticas es esencial para aprovechar al máximo su potencial como hub regional.

Una de las propuestas más prometedoras para lograr esta integración es el proyecto del Tren Bioceánico, que tiene como objetivo unir Bolivia y Brasil, facilitando así el flujo eficiente de mercancías entre el Atlántico y el Pacífico. Gonzalo Ríos Polastri, gerente general adjunto de Cosco Shipping, la empresa detrás del megaproyecto señala que el puerto de Chancay está alineado con seis proyectos de infraestructura clave para el país, según lo establecido por el Estado.

A pesar de los planes ambiciosos para el puerto de Chancay, expertos advierten que, para convertirse en un verdadero centro de comercio regional, la conexión con los socios latinoamericanos es imperativa. En este contexto, la conexión a través del tren bioceánico se presenta como la opción ideal para agilizar el intercambio de mercancías.

Un gran proyecto

El proyecto del Corredor Ferroviario Bioceánico de Integración, acordado en el 2023 por los presidentes de Bolivia, Luis Arce, y de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, busca consolidar una conexión ferroviaria que reducirá costos y tiempos en el transporte de carga internacional. La idea se originó en el 2013, cuando el expresidente boliviano Evo Morales dialogó con Xi Jinping, presidente de China, sobre la posibilidad de construir un ferrocarril que vinculara el Atlántico con el Pacífico.

También te puede interesar:  Usuarios de VPN serán procesados ​​por piratería

A pesar de haber estado en espera durante varios años, el proyecto del tren bioceánico se reactivó con el compromiso de los líderes de Bolivia y Brasil. Según el ex ministro Carlos Estremadoyro, Brasil ya cuenta con una red ferroviaria consolidada, solo le falta un tramo hasta la Hidrovía Paraguay–Paraná para la interconexión. Bolivia, por su parte, ha incluido en su Plan de Desarrollo Económico y Social todas las obras necesarias para unir el ramal oriental con el occidental.

En contraste, en Perú, donde se encuentra el puerto de Chancay, aún se debe iniciar todo el trabajo necesario para integrarse al proyecto del tren bioceánico. Sin embargo, la visión de algunos expertos destaca la importancia de actuar con celeridad para aprovechar plenamente la posición estratégica del puerto de Chancay y garantizar su papel clave en el comercio internacional.

La conexión con el tren bioceánico se perfila como un paso crucial en esa dirección, promoviendo la eficiencia y la competitividad en el intercambio comercial entre Brasil, Bolivia y Perú.